Slow Wedding cuando la boda no tiene prisa

By 15 abril, 2018Bodas
slow wedding

Slow Weddings

Tendencias para bodas hay mil y una, como las noches árabes, y poco a poco, hablaremos de ellas.

¿Sabéis qué es lo que más nos gusta? Que pueden ser como queráis. Porque a fin de cuentas es vuestra boda, y sois vosotros los que elegís, los que volcáis la ilusión en ello.

Y si, alejados de la parafarenalia, de correr, de confeccionar listas y quebraros la cabeza con el cubo de Rubik que supone una boda, optáis por algo más sencillo, tranquilo, divertido, algo que podáis celebrar, sin ir más lejos, en una finca de bodas en Marbella o en cualquier punto de la costa del sol, sin agobios ni carreras… eso es una slow wedding.

No queremos decir improvisado. Queremos decir: tranquilo, agradable, bonito y sobre todo, a vuestro gusto.

¿Qué tiene una boda para ser una Slow? Sobre todo, podríamos decir, Naturalidad. Más allá de los cánones, más allá de los ritmos frenéticos o los ajustados horarios, es determinar qué quieres y cómo lo quieres con total naturalidad. No ceñirte a un estilo, a un tema. Ser original, eclécticos y muy auténticos.

Estas bodas se caracterizan por:

El Sitio:

Suelen ser lugares, fincas, zonas al aire libre, con naturaleza o con un lugar bonito y recogido que fomente la intimidad en lugar de ser un mar de mesas y protocolos de asientos. Aquí se premia esa naturalidad y desenfado. Alpacas de paja, mantas y jarapas, hierba, agua y flores naturales, madera casi sin trabajar, y luces en hilera formando bonitos patrones para las más tardías.
Son muy comunes los toque divertidos y vintage como novios entrando en bicis, decoración nórdica y de palets, mesas bajas y velas y candiles.
Los caterings suelen estar a la altura: comida de buena calidad pero sin hipersofisiticación. Platos sencillos y ricos, en raciones individuales, con pequeños puestos o lugares donde colectarla en función del hambre de cada uno, prescindiendo de un servicio continuo de sala en los ambientes más campestres y reduciéndolo al mínimo en interiores para dar más sensación de reunión de amigos que de estar en un restaurante (motivo por el que se suelen preferir fincas de bodas con un catering).

sloooow

Los Novios

Como hemos dicho, lo que prima en este movimiento es la sencillez. Las novias optan por la naturalidad lejos de vestidos recargados y que les impidan el movimiento, prefiriendo elementos sencillo y muy personales. Vestidos sencillos o cortos, con sandalias o bailarinas bonitas y alegres, en lugar de altos tacones, y una joyería cuidada y escogida. Suelen abundar los detalles florales y coloridos, cintas en el pelo o como detalles en el cuerpo como tobillos y muñecas, y maquillajes suaves. Los ramos, frescos y alegres.
Ellos suelen preferir el chaleco y la camisa con un pantalón cómodo para poder moverse sin problemas lejos de los constreñidos trajes y las chaquetas, para hacerlo todo más desenfadado, y en colores tierra, beige y blanco.

no tacones

La lista de invitados

Al igual que todo lo demás, los invitados suelen ser los más cercanos, huyendo de compromisos y de aquellos elementos que puedan agriar la celebración invitados por cortesía. No, el slow wedding es para aquellos que solo van a traer risas y alegría al evento, cercanos a los novios y que aportarán su granito de arena a un evento tan enternecedor como este con su mera presencia y sus buenos deseos.

 

El banquete

Como hemos mencionado en el sitio, el slow wedding también tiene unas características en cuanto a preferir productos de temporada y de proximidad, con una elaboración sencilla que realce los sabores y permita disfrutar de los ingredientes y siendo saludables y bien preparados, fuera de las cocinas más industriales y caterings con largas cadenas de frío y transporte.

cooking

Una boda slow es una boda cuidada, pequeña e íntima, un evento donde se desea lo mejor y se muestra lo mejor, donde el compromiso entre esas dos personas lo llena todo y donde la presencia de seres queridos y de un ambiente natural y bonito, sencillo y agradable es lo más importante para realzar el evento.